Los supermercados han sido determinados como esenciales para las compras y abastecimiento de los chilenos, por eso han mantenido las puertas abiertas en medio de la Pandemia.
El problema se origina para los trabajadores de dichos recintos, los cuales han debido enfrentar dos grandes complicaciones. Por un lado, hacer frente a la alta probabilidad de contagio debido al gran número de personas que ingresan, y por otro, que a la salida de sus funciones los funcionarios, sobre todo cajeras y reponedores, no encuentran locomoción colectiva y muchos incluso deben toparse con el toque de queda, lo que genera enormes complicaciones y hasta han sido víctimas de delitos.


“Los locales cierran al público a las 20 o 19 horas, pero hay que considerar una hora más para las personas que quedan rezagados haciendo sus compras, pero tampoco los clientes lo hacen de manera rápida y más bien andan haciendo un turismo de compra. A eso hay que sumar otra hora más porque hay que limpiar y dejar todo ordenado. Más encima la cajera que es la última en recibir al cliente es la que sale más tarde, y la mayoría de las personas que están esperando locomoción colectiva a última hora son mujeres y eso les afecta a todos los supermercados. El Gobierno dice que los supermercados son esenciales, pero parece que los trabajadores no son esenciales”, indicó René Madrid, Presidente del Sindicato Cencosud – Santa Isabel.  


El dirigente además agregó que esto se multiplica durante los fines de semana, donde prácticamente los trabajadores quedan botados por ausencia de locomoción. Es por esta razón, que se está solicitando que se modifiquen los horarios de atención y por otro lado, las empresas dispongan de sistemas de traslados para sus funcionarios, evitando los enormes riesgos que se están generando.


“Aquí estamos hablando de trabajadores que han estado trabajando sin parar desde el primer día, porque son esenciales, pero no ha existido sensibilidad por parte de los empresarios, porque perfectamente se puede colocar un locomoción en los horarios peak de los trabajadores, ya sea ingreso o salida, en las vías más importantes. Es un mínimo gesto hacia sus trabajadores que han estado expuestos a contagiarse además, por ende se podría tener buses especiales para proteger a los más valioso que tiene el comercio, como son los trabajadores”, manifestó el consejero Manuel Millones, quien ha estado siguiendo este tema. 
De hecho gestionó reuniones con las seremías del trabajo y salud para ver vías de solución. De todas formas, el candidato a Gobernador Regional, propuso instalar una mesa de trabajo entre el Ministerio de Trabajo, las empresas y los trabajadores para lograr un acuerdo. Además, por otro lado se conversará con los alcaldes para analizar la posibilidad de modificar las ordenanza vigente y lograr que los supermercados cierren más temprano.


Millones hizo un llamado a que mientras se logra alguna salida para los trabajadores, el Ministerio de Transportes tenga un rol mucho más activo para lograr dar cobertura de traslado a estos funcionarios en un horario más extendido.

Finalmente, el consejero regional indicó que también se baraja la posibilidad que puedan ser usados furgones escolares para dotar de transporte a los trabajadores de los supermercados, tema que ha sido conversado en privado con el gremio y solo faltaría que el empresariado aporte con los recursos necesarios para sus propios funcionarios. 

Comentarios

Comentarios