Silvana Henríquez y Jacqueline Silva serán parte del Hospital de Punta Arenas por los próximos quince días luego de que el Ministerio de Salud solicitara el apoyo al Servicio de Salud Aconcagua.

La Pandemia de COVID-19 ha hecho que nuestra red asistencial deba multiplicar sus esfuerzos, tanto en lo referente a infraestructura y equipamiento como en el trabajo de nuestros equipos que han debido afrontar una altísima exigencia. Esto, ha implicado que algunas zonas del país deban concurrir en apoyo de otras con funcionarios capacitados en el trabajo con pacientes COVID-19 en unidades críticas.

Tras la solicitud realizada por el Ministerio de Salud a la Directora Susan Porras, dos representantes del Servicio de Salud Aconcagua, viajaron a Punta Arenas para ponerse a disposición del hospital local en la región más austral de nuestro país, la que hoy enfrenta una situación crítica de aumento de casos COVID-19. Ellas son Silvana Henríquez y Jacqueline Silva, Técnicos en Enfermería de Nivel Superior de la Unidad de Paciente Critico Adulto del Hospital San Camilo, quienes luego de conversarlo con sus compañeros de trabajo y con sus familias, decidieron aceptar el desafío de viajar a la Región de Magallanes por quince días para ir en ayuda de los usuarios de ese lugar.

“Habíamos más de dos voluntarias, pero nos tocó a nosotras y esperamos colaborar con los pacientes de Punta Arenas y aportar todo lo que hemos aprendido en la Unidad de Paciente Crítico Adulto (UPC) del Hospital San Camilo. Al principio fue muy difícil aprender a trabajar con pacientes con COVID-19 porque fue un cambio en todo sentido, pero estamos seguras que daremos lo mejor de nosotras para ir en ayuda de las personas que nos corresponderá atender”, manifestó Silvana Henríquez, quien reside en la comuna de Rinconada de Los Andes, a pocos minutos de abordar el vuelo que las llevó al extremo sur del país.

Por su parte, Jacqueline Silva, quien es de la comuna de Putaendo, expresó su alegría por esta instancia de crecimiento personal y profesional, la que además ha contado con mucho apoyo tanto de sus compañeros de trabajo como de sus familias, al igual que Silvana. “Vamos bastante ansiosas por llegar a ayudar. Vamos con mucha alegría, hemos hablado mucho con Silvana. Nuestras compañeras nos hablaron mucho, nos desearon éxito y eso nos causa mucha alegría. Tenemos la experiencia de la UPC del Hospital San Camilo y eso nos respalda, así que esperamos dejar muy bien representados a todos los equipos de Aconcagua”, manifestó.

Dentro de la  planificación original, ambas funcionarias comenzarán este jueves sus labores en el hospital local, donde se integrarán a los diferentes equipos de trabajo junto a otros trabajadores de la salud de todo el país que irán en ayuda de Punta Arenas.

Comentarios

Comentarios