Resguardar la salud de la población y de las personas que trabajan en el establecimiento, ha sido la prioridad del Hospital San Juan de Dios de Los Andes, desde que se inició la contingencia originada por el Coronavirus. Bajo esta premisa, el HOSLA ha modificado sus atenciones en la Unidad de Emergencia, diferenciando espacios para los pacientes que consultan por problemas respiratorios de quienes lo hacen por otras emergencias médicas.

Es así como las dependencias habituales de la Unidad de Emergencia se destinaron a la atención exclusiva de las personas con problemas respiratorios. En tanto, se modificaron otros espacios cercanos a dicha Unidad, para atender de forma separada a las personas que solicitan atención por otras patologías urgentes, como es el caso de traumatología, cirugía, gineco-obstétrica y otras de medicina general. Así, con salas de espera y boxes de atención diferenciados, se disminuyen las posibilidades de contagio a las personas que no están afectadas por coronavirus.

Para su funcionamiento, personal paramédico orienta a los pacientes antes de ingresar a la Unidad de Emergencia. Ahí son derivados a las ventanillas de Admisión que corresponde a cada problema de salud, para iniciar procesos de atención en el lugar que corresponda.

Estas modificaciones en el sistema de atención significaron una inversión de $27 millones, para modificar infraestructura y habilitar los espacios, adquisición y arriendo equipamiento necesario y señalética. A la vez, se contrató personal adicional, el que permite mantener turnos de auxiliares, técnicos, profesionales y médicos en todos los procesos de atención.

Esta es una de las tantas medidas que el HOSLA ha implementado para hacer frente a la contingencia por Coronavirus y de esta manera proteger a la población, los pacientes hospitalizados y sus funcionarios de eventuales contagios por esta enfermedad.

Comentarios

Comentarios