Desde el domingo recién pasado los profesionales de las 9 áreas de INDAP Región Valparaíso, equipos técnicos del Prodesal y asesores del Programa de Asistencia Técnica, SAT, se encuentran trabajando en terreno para monitorear y evaluar las pérdidas y daños que según informaciones preliminares sufrieron varios cultivos agrícolas en la zona, a raíz del inusual sistema frontal que se dejó sentir en el territorio centro-sur de nuestro país durante el fin de semana.

Los primeros informes indican que las provincias de San Felipe y Los Andes fueron las más afectadas de la región, en la que se registraron entre 20 y 80 milímetros de agua caída, situación que generó importante afectación en cultivos de uva de mesa y en menor medida en carozos, nogales y hortalizas.

DESPLIEGUE

“Hemos desplegado a nuestros equipos INDAP, Prodesal y SAT de la región para verificar en terreno cuántos de nuestros usuarios se vieron afectados por estas lluvias y el grado de daño en sus cultivos, lo que se podrá evaluar más claramente a finales de la semana. Tenemos que ver quiénes tienen seguros comprometidos y el daño que están teniendo para ver qué acciones se pueden tomar para ir en su apoyo, tales como acceso a créditos u otros instrumentos de fomento que ofrece INDAP y que podrían ayudar a paliar las pérdidas”, precisó el director regional de INDAP, Fernando Torregrosa.

Asimismo, el seremi de Agricultura, Humberto Lepe, expresó que el inédito fenómeno climático vino a ocurrir precisamente en la mitad de la temporada de cosecha de uva en la zona y que los daños irán quedando en evidencia con el correr de los días. “Esto se debe evaluar con los días, es un proceso lento. Lo que se está viendo ahora es partidura en las bayas, pero en la medida que se vaya secando la fruta y dependiendo de las condiciones de humedad van a aparecer hongos como botrytis, entonces en los próximos días se va a tener claro el porcentaje de pérdida que creo va ser significativa en el caso de la uva”, explicó.

La autoridad del agro dijo además que “estamos en contacto con distintas organizaciones gremiales y de agricultores para conocer la información de cada uno de ellos y ver cómo se van a recuperar desde el punto de vista económico”.

PÉRDIDA DE UVA DE MESA

Juan Carlos Cepeda se dedica hace 15 años al cultivo de uva de mesa de la variedad thompson seedless que produce para exportación en la comuna de Santa María. Dice que nunca había visto un evento climático de este tipo, sólo hace seis años una llovizna que le provocó casi el mismo daño que tiene ahora con casi el 90% de pérdida. “El día antes echamos un producto para proteger un poco la uva, pero no sirvió. El domingo vimos que estaba casi todo perdido, vamos a salvar un 10 % de la producción. La uva se partió y ahora entra la botrytis y se pudre entero el racimo. Tenemos un seguro de INDAP que espero nos cubra en algo la pérdida. Además, apuntalamos una hectárea que estuvo a punto de caerse. Tengo créditos con INDAP y créditos del banco. Estamos muy complicados”.

El Ministerio de Agricultura se encuentra evaluando la situación en cada región en coordinación con las seremías para contar con un catastro a nivel nacional, lo que permitirá definir los canales de ayuda para cada territorio y ver la posibilidad de decretar emergencia agrícola.

Comentarios

Comentarios