Todas las semanas se reciben innumerables denuncias por carencias o problemas que se viven en los terminales de las micros del Transporte Público del Gran Valparaíso. Ausencia de baños, alcantarillado, casinos, problemas en los sistemas de agua potable, entre varias otras dificultades que afectan a los trabajadores. 

Por esta razón, el consejero regional Manuel Millones, gestionó una reunión entre el gremio de los conductores y el Seremi de Salud, Francisco Álvarez, instancia en que se acordó crear un plan de fiscalización permanente para determinar las condiciones sanitarias en que se encuentran los terminales y sus posibles soluciones. 

“Tenemos muchas denuncias de deficiencias y carencias mínimas para darle dignidad a los trabajadores, porque no se está cumpliendo con las normativas sanitarias. Por eso este trabajo puede ser muy interesante en materia de fiscalización, capacitación y educación velando por la salud de nuestros conductores, teniendo presente que ellos día a día transportan a miles de personas y por lo tanto, hay que cuidar que estén en buenas condiciones y así cuidar al usuario final”, sostuvo Manuel Millones.

Además se estableció la posibilidad de realizar operativos frecuentes para realizar chequeos médicos y controles a los conductores para enfrentar patología asociadas al tema laboral. Asimismo, se efectuó un llamado a las mutuales de seguridad para que cumplan el rol indicado por Ley y prevengan enfermedades profesionales, considerando que los trabajadores cotizan todos los meses. 

“Tenemos la diabetes, la hipertensión arterial, le hicimos saber que necesitamos exámenes de próstata para los conductores, entre otras enfermedades más, que son amplias pero que tienen que ver con las mutualidades, que desgraciadamente se han convertido en un tema de lucro, más que prestarle servicio a los trabajadores”, manifestó Óscar Cantero, Presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores de Transporte Terrestre. 

Finalmente, otro de los temas abordados será la fiscalización a los casinos de los terminales, donde no existe certificación de calidad de los alimentos ni regulación sobre uso de sal o azúcar, lo que podría representar un riesgo para los choferes. “Dentro de las principales medidas se van a coordinar fiscalizaciones programadas con el objeto de velar por la higiene y seguridad de los trabajadores. Por otro lado, en los casinos se van a hacer capacitaciones con el fin de fomentar la alimentación saludable y también coordinar con las mutualidades, con el objetivo de hacer operativos de salud, con el fin de prevenir y ver la situación actual de salud de cada uno de los trabajadores”, argumentó el Seremi de Salud, Francisco Álvarez.

Comentarios

Comentarios