Este domingo, se dio término a una nueva versión de los Juegos Panamericanos. En Lima, la delegación nacional cumplió una histórica actuación, rompiendo varios registros que se mantenían imperturbables en el tiempo.

En total, fueron 50 medallas para el Team Chile. 13 de oro, 19 de plata y 18 preseas de bronce, números que le valieron finalizar en el octavo lugar del medallero general, dejando altas expectativas en torno a la próxima versión, que se realizará en Santiago el 2023.

Pero detrás de este éxito y de toda la repercusión que tuvo la cita continental, se esconde una dura realidad que muchos deportistas sacaron a la luz. Porque además del esfuerzo y sacrificio que entregan, deben lidiar con la constante falta de recursos y apoyo gubernamental.

Así fue como varios, aprovechando la repercusión mediática, pusieron ‘el grito al cielo’. Por ejemplo, Francisca Rivas, quien compitió en voleibol playa indicó que “Chile está en pañales en todo lo que es del deporte de alto rendimiento. Es importante aterrizar. Ahora tenemos 4 años para prepararnos para Chile 2023”.

Por otro lado, Bárbara Riveros, triatleta que en Toronto había logrado el oro, acusó presión de la Federación para competir, pese a que no llegaba en buenas condiciones y Aranza Villalón, ciclista, reveló que a 20 días de la competencia, no le habían dicho dónde iba a correr.

En medio de todos los festejos, hasta el mismo presidente Sebastián Piñera viajó para acompañar la delegación, en un gesto que muchas personas catalogaron como oportunista, teniendo en cuenta la preocupante situación que atraviesan varias federaciones.

Pese a lo anterior, indicó en un tono bastante esperanzador y que hace creer que vienen ‘tiempos de mejoras’ que “en Chile tenemos una base de infraestructura deportiva que es muy buena y, por tanto, a partir de esa base vamos a hacer las inversiones necesarias para organizar los Juegos Panamericanos Santiago 2023”.

Ajeno a toda esta ‘fiesta del deporte’ que se vivió en Perú está Antonio Leiva, destacado representante del Mountain Bike chileno. A sus 35 años, se prepara para una competencia clave: el UCI Mountain Bike World Championship en Canadá, a realizarse entre el 20 y 22 de agosto.

Como ha sido la tónica de hace más de 20 años compitiendo por varias partes del mundo, ‘Tonino’ afina hasta el más mínimo detalle para llegar en las mejores condiciones. Y su ritual de preparación le ha dado grandes resultados.

Multicampeón Panamericano de Downhill, campeón del Circuito Nacional, participaciones en varias Copas del Mundo y cuatro veces ganador de la carrera ‘Valparaíso Cerro Abajo’ son parte del largo expediente de victorias a su espalda.

Sin embargo y pese a ser un exponente a nivel sudamericano, tiene que costear de su propio bolsillo todo lo que conlleva esta instancia. Por lo mismo, su familia inició una campaña de recolección de fondos, algo que, pese a lo lamentable que es, ya se transformó costumbre entre varios deportistas destacados del país.

El llamado tuvo gran recepción y hasta el propio Leonardo Farkas aportó para la causa. Con esto, Leiva puede respirar un poco más tranquilo para centrarse exclusivamente en lo que importa: prepararse para representar al país en una de las competencias más exigentes del mundo.

Según señaló, el dinero recaudado servirá para:” la logística de cómo llegar, de todo lo que significa preparar el equipo, tener la bicicleta con todos los repuestos- que uno va viendo de acuerdo a las características del circuito- suspensiones, frenos , neumáticos, protecciones, alimentación, mecánica y herramientas”.

En conversación con BioBioChile, Leiva se dio un tiempo entre su intensa preparación para repasar la actualidad del Mountain Bike, disciplina que cada vez suma más adherentes en el país.

Junto al testimonio de Pedro Burns, campeón nacional de Enduro, estos precursores de las dos ruedas analizaron a fondo todo el ambiente que rodea a este deporte y las grandes dificultades que existen para poder destacar.

“En la Federación de Ciclismo, lamentablemente, hay gente que no está capacitada”

Antonio Leiva respira y vibra cada segundo de su vida por el Mountain Bike. Más de 20 años impulsando la disciplina lo han convertido en unos de los mayores referentes a nivel nacional.

Pero no sólo de éxitos se vive. Radicado en Pucón, dicta clases de esta disciplina y se ha encargado de impulsar grandes eventos en el país, donde destaca la ya tradicional carrera de ‘Valparaíso Cerro Abajo’.

“A mí me gusta desarrollar esto y hacerlo de manera sustentable, no lo veo como una mina de oro, yo trabajo con chicos, con gente que tiene ganas de levantar cosas”, recalca de un principio el actual campeón panamericano de Downhill.

Se le nota más tranquilo y feliz. Ahora puede centrarse al 100% en su participación en el Mundial de Canadá, país al que tiene agendado llegar el 17 de agosto para iniciar su preparación, que incluye afinar detalles de su bicicleta, reconocer la pista donde correrá y empezar los entrenamientos en Quebec.

“En equipamiento llego en igualdad de condiciones, he preparado este evento y llevo varios meses entrenando. En lo técnico sería lo complicado ya que voy sin mecánico ni ayuda extra, voy a tener que estar yo armando mi bici y acarreando las cosas”, indica.

Una constante que se repite a lo largo de su carrera. Poco apoyo de las empresas privadas y nulo interés de la Federación de Ciclismo. Pese a lo anterior, se las ha arreglado para ser el primer chileno en ser contratado por una marca internacional de Downhill.

Por lo mismo, conoce las condiciones de otros países. La empresa del Mountain Bike crece a pasos agigantados y Chile no se queda atrás, aunque queda mucho camino por recorrer. En dicho sentido, Leiva apunta a la Federación, sin ánimo de levantar polémica pero en un tono que refleja resignación.

Críticas que no son antojadas. La Federación de Ciclismo pasa por una profunda crisis institucional. Debido a graves irregularidades administrativas, ocultación de datos relevantes y trasgresión a las normas de antidopaje, el Comité Olímpico de Chile decidió desafiliarla.

“Yo llevo veinte años y en la Federación de Ciclismo, lamentablemente, los dirigentes y organizadores es gente que no está tan capacitada para gestionar aportes financieros con impacto importante”, indica.

Siguiendo en dicha línea, el rider nacional señaló que “no están capacitados para poder hacer que el tema avance de manera ordenada, con visión a largo plazo, no quiero empezar a hacer juicios pero les falta mayor capacitación y visión”.

“Deben seleccionar mejor las personas que forman parte de la directiva, se necesita gente con capacitación ad hoc para asumir ese tipo de responsabilidad, no cualquier persona que entre y asuma un cargo porque no había otro que lo quería hacer, parte de tener un organigrama que va desde más arriba para hacer que esto funcione”, agrega.

Esta reflexión también recae en el actuar del gobierno, ya que según Leiva, no logran entender todo lo que engloba la práctica del deporte:”Es una herramienta social importante, que necesita inyección de recursos, hay medallas y resultados de por medio pero debe ir más por el lado de la integración social, ese es el punto que se debe abordar de lleno”.

Casos de éxito hay cientos alrededor del mundo. Lo que pudo ver cuando estuvo en mundiales en Nueva Zelanda, Italia y Escocia da cuenta de un fenómeno en crecimiento, con privados cada vez más involucrados, algo que lamentablemente no funciona en el país.

“La empresa privada chilena tiene esa idiosincrasia de hacer todo con lo menos posible, cualquier empresa trata de gastar lo menos posible y ganar lo que más pueda y eso se repite en diversos ámbitos, es algo del chileno en particular, no hay un modelo de integración”, recalca Antonio.

Pese a todos estos factores negativos, a ‘Tonino’ nunca se le ha pasado por la cabeza bajarse de la bicicleta. Tras la exposición de su caso, reconoce estar impactado por las muestras de cariño y el apoyo de la comunidad biker en general.

Ahora se avecina un Mundial, que puede ser histórico para el país. Lejos de los focos, por la mente de ‘Tonino’ ya se repasan bajadas a toda velocidad entre los cerros, volando por los aires, haciendo lo que más ama.

“Me enseñaron buenos valores como la perseverancia y fui en busca de vivir la vida en torno a lo que me gusta hacer. Vibro arriba de la bicicleta y con toda la gente que está en torno a esto, es un estilo de vida y seguiré hasta que no pueda más”, finaliza este destacado campeón panamericano.

Fuente; biobiochile.cl

Comentarios

Comentarios